miércoles, 26 de septiembre de 2018

Testamento

Por XervanteX

La última vez que hablé con César me sugirió paciencia, más de la que ya conservaba, dos años después el César ya no existía y tampoco su imperio de ideas, tuvimos que escondernos en parajes inhóspitos y burlar la vigilancia de sus propios enemigos ahora heredados por nosotros hasta que alguien planteo un válido método para que nos dejarán en paz: el olvido. No fue sino hasta que conectaron los cables y sentí el primer pulso eléctrico que me arrepentí de haber incursionado y seguido las ideas de César, hoy todo se me confunde y a veces me tiembla el pulso cuando escribo, ya no recuerdo muchas cosas de mi vida, pero esa quizá fue la herencia de ese amigo que se fue. Pues él se llevo también algo de mi y ahora mis temores solo cambiaron y alguno que otro recuerdo me sirve para edificar a partir de la nada el todo en el que vivo, vivo en una penumbra descargando audios por si me quedará en algún momento ciego y vivo escribiendo lo máximo posible por si llegará mi hora, últimamente me he dedicado a hacer todos los entuertos y ungüentos que me dicen para vencer la desesperanza, algo mato en mí el deseo y eso parece bueno y malo a la vez, solo me queda esta testaruda vida y la humildad para reconocer que a pesar de haber olvidado parte de mi vida sigo sin saber lo elemental.  

martes, 25 de septiembre de 2018

Ocaso

Por XervanteX

Vociferamos como átomos divergentes, sin embargo por excitarnos con filosofías existencialistas negativas renunciamos muy pronto a nuestros cuerpos los cuales solo nos permitían el lujo del sexo y nada más. No había amor y del otro lado parecía haber éxtasis y todo lo que se siente en el orgasmo. Pero quedamos algunos para dar testimonio de esta vida, para tener un lugar en el balcón que nos permitirá ver el fin de los tiempos. Le tememos al temor de los otros, lloramos por imitar a otros y en el ocaso de nuestros días hipotecamos nuestra alegría a la nada absoluta y la dicha incompleta de amar a fidelidad. Somos instrumento del conocimiento y por eso deseamos experimentar más y saber también más para dignificar nuestra vida, para tener el pretexto perfecto para seguir viviendo y considerando que la vida si vale la pena y nos es apatía de seculares mujeres menstruantes. Por eso hemos dado la lucha inclemente contra la ignorancia, por eso es que nuestros hermanos han dado la vida, y es por eso que toda esperanza esta puesta en esta vida llena de hechos incomprendidos y de el descontento general.  

sábado, 22 de septiembre de 2018

Fruto

Por XervanteX

Cinco años después de morir Alexis se supo había dejado un hijo, el rumor se regó como un símbolo de resurrección de Alexis mismo, sin embargo Alejandra sentó el dilema si uno se viene eternizando por la descendencia o es que traer vida al mundo se estaba no más convirtiendo en una acción accidental y un sin sentido, porque vida había tanta que estaba devaluada (como la moneda), ella se sugestionó tanto de que de pronto no iba a sobrevivir que tuvo un hijo y luego más. Luego de eso Alejandra razonó y supuso la acción meritoria de traer a una nueva vida al mundo era esperanzadora y quizá inclemente viendo tanta enfermedad y tanta pobreza. Quizá sea que tripulamos una nave con destino a la nada y es necesario relevarnos en el camino, por eso tenemos la oportunidad de reproducirnos, el destino puede ser que aclare muchas cosas, si es que llegamos alguna vez.  

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Soledad

Por XervanteX

Una lágrima para el difundo un trago de café para los vivos y las rosas. El Charlie andaba consolando a las chicas con el cuento de que por allí ha de andar el Alexis espantando doncellas o espiándoles cuando se fuesen a cambiar de ropa. El César estaba débil de tanto trasnocho y se aparto un momento para tratar de dormir, luego llego Charlie y Alejandra y conversaron sobre la inocua muerte que condena a la soledad. El César se despertó cuando vinieron los de chaleco y quisieron llevarse el cajón, pero la gente se los impidió la mamá de Alexis autorizó la acción. Me dijeron que había más de una chica que lloraba en soledad su pérdida y cuando el Cura invito a alguien a decir unas palabras más de una persona quiso avanzar, pero ganó el espacio Alejandra y antes de todo musito para si misma unas palabras de ánimo luego dijo que la muerte es necesaria para valorar la vida, sollozo y luego volvió a decir lo que todos tratábamos a regañadientes de entender: a nuestro amigo no lo volveríamos a ver jamás.   

martes, 18 de septiembre de 2018

Tríptico

Por XervanteX

El César por fin tiene una casa, un hogar manda a pintar una pared de blanco y decide poner un cuadro, le vi en la mañana clavar una puntilla pero no le convencía que quedaba torcida, aún más cuando ya colgó el cuadro, al medio día tenía la pared llena de agujeros sin hallar un modo de saber cuál era el mejor lugar, ya en la tarde la pared era atacada por el peso de martillos que le desmoronaban, no fue hasta que dio buena cuenta de la pared cuando fue apareciendo una caja fuerte que había estado anclada a la pared, sobra decir que el César destruyo la casa intentando abrir la dichosa caja fuerte que al final resulto vacía.  

sábado, 15 de septiembre de 2018

Leña

Por XervanteX

Vos te acuerdas César de aquella vez que fuimos a acampar que los dos después de armar la carpa les dijimos a los demás que íbamos a buscar leña y salimos y nos perdimos y cayo la noche y pensamos que haciendo una fogata con la leña encontrada ellos nos ubicarían. Pero entonces vimos una hoguera a lo lejos y pensamos "los chicos son listos" entonces apagamos nuestra fogata y seguimos el humo de su fogata más ustedes chicos pensaron igual apagaron su fogata y nos fueron a buscar y entonces nos hallamos en medio sin fuego y sin posibilidad de volver, así perdidos y nuestras risas opacaron el aullido de lobos y otras bestias. 

miércoles, 12 de septiembre de 2018

En la inmensidad

Por XervanteX

- Lo que tu tienes es debilidad causada por el insomnio - dijo el galeno y le mandó unas pepas para dormir, él por su puesto no las compro, solo aguantando el sueño se puede vislumbrar cómo es la realidad: una mentira!

Habíamos cambiado los tragos por el sonambulismo, íbamos de aquí para allá cuando el silencio era absoluto ¡miento! no hay nada absoluto y si lo hay es peligroso. 

Las señoritas codiciosas de lo nuestro nos ofrecían su pecho para reposar las noches atrasadas y de paso dar libertad a algún cariño apresado, pero ya ni el sexo respondía.

Fuimos hasta el pie de un acantilado de donde era fácil volar y olvidar todo, pero se nos hizo difícil, había aún tanto qué saber.

Evadimos a la muerte con engaños, tiramos los dados y perdimos, ya para nosotros un rompimiento amoroso no podía significar mayor cosa, nuestros corazones se endurecieron como rocas, y nuestras mentes serpentearon alocadas ideas.

Amanecíamos siendo nosotros mismos con la certeza que el universo aún nos regalaba conciencia y mundo para nuestra tarea de hacer mayor cosa.

Desde el altar del tiempo vociferamos poesía:

En la inmensidad de esto lo nuestro no es cierto,
somos una partícula tan pequeña inexistente 
es nuestro ego el que quiere figurar 
pues nuestro pellejo vale más muerto... 

martes, 11 de septiembre de 2018

Sobre tragos y tragas

Por XervanteX

Nos miramos para reconocernos una vez más.
Así la chica parecía una leona, tenía los ojos chiquitos y se adivinaba una mueca de desconcierto, estaba agarrando del suelo la ropa que encontraba por si era de ella... El César acababa de colgar sus calcetines  húmedos detrás de la nevera... se sonrió al decir que  los había mojado cuando fue a orinar y su pene si apenas sobrevivía... Yo no sabía con quién me había acostado... la leona u otra chica que apareció de no sé donde vomitando y aún con deseos de beber alcohol... El César fue a buscar a Charlie que estaba dormido afuera a lado de la piscina, un perro le había orinado y el tipo ni se inmuto... Otra chica más ebria aún apareció solicitando agua... El César acudió con un vaso de agua azul sacada de la piscina, la chica se la tomó ante nuestra cara de asco... Charlie apenas se recupera para darse cuenta de que el alcohol a hecho el resto: el olvido. Las chicas se van con la condición de que les paguemos el taxi, ninguna sabe qué sucedió la noche anterior... sin embargo el César tiene la cordura y la madurez suficiente para gritarles antes de que aborden el taxi "que cada una se tome la píldora por si acaso"

sábado, 8 de septiembre de 2018

Beso y luego desisto

Por XervanteX

Encontramos a mujeres heridas sino en lo físico sin inhibidas y con un temor por el amor y el sexo... ¿Usted nunca a besado a un sapo? - No, ni nunca lo haría -  Y nosotros convencidos de que hay hombres más feos... Por eso las mujeres se odian y a veces se quieren... ¿Un beso no es nada, verdad? - Si, eso - Entonces por qué no me da un beso pequeñito... Naá... Y hay hombres que hacen cosas más horribles con mujeres, ¡basta de tanta permisividad!, pero de las mujeres que nos tocaron no podemos hablar tanto eran célibes cuando les conocimos, se cuidaban el cabello de la cabeza como el vello del pubis y hoy ¿sabes en dónde están? - Pues amargadas de tantos hijos - Válgame el cielo! - Pudo ser que se contagiaron de esa liberalidad nuestra, esa contorsión ideal, en donde esgrimimos la poesía como aguja y si no podíamos el amor penetrativo las consolábamos con lenguas oscuras que les provocaban orgasmos fingidos y reales que agradecían con la fidelidad... Por eso el César decía que ninguna mujer bonita debería negar ni un vaso de agua ni un beso y sin embargo las bonitas son las más negadas... para nosotros. 


miércoles, 5 de septiembre de 2018

Siempre Espero

Por XervanteX

¡Soy inocente! decía nuestro Emperador rindiéndose a los brazos de la autoridad, él tampoco hizo por reprochar los cargos que le señalaron... Por mi parte yo si tenía casa donde volver y algo para hacer por tanto no me rendí ni entregue... solo esperé... A los tres años estaba de nuevo a puertas de la cárcel para recibir al Emperador que salía con medallita de oro por buen comportamiento ¡no fui violado! me dijo sonriendo y le devolví la sonrisa, él y yo portábamos una piel blanca, él por el encierro que no le hacía recibir el sol y yo por condenarme a escribir... Volvimos al delito de la vida el buscar una oportunidad, buscamos un par de mujeres calibre 40 con fachas de adolescentes y les hicimos el amor para regar la leche que se nos estaba volviendo mantequilla en las gónadas. Perfeccionamos nuestras letras y voceamos poesías en los antros con la recompensa de algunas monedas lanzadas con beneplácito de putas y estafetas (perdón por las mayúsculas)... Nos unimos a marchas violentas donde conocimos a esculturales hippies con mameluco y ruana y debajo de todo eso el olor del sexo al no bañarse por días... Nos vinculamos a la estrecha rebelión por-no tener otra opción y cinco años después volvía el emperador tras las rejas y yo a despedirlo con la consigna de que le iba a esperar para la nueva era hacer lo mismo de todos los días esperar la hora final.    

martes, 4 de septiembre de 2018

Frío

Por XervanteX

Paramos en un parque mientras Charlie trata de desdoblar una hoja en donde esta un escrito de Alexis que se apura a leer en voz alta, habla sobre que si el humano estuviese desnudo primero que todo no habría tanta procreación y segundo que no habría tanta pornografía; concertamos luego de pensar en que el hombre tenía razón pues ¿Qué hay de malo con lo del sexo?; en efecto si el frío es el que nos ha obligado a vestir ropas sobre ropas, y el calor a no usar tanto trapo, es en verdad la idea de esconder lo que finalmente hace que se use la ropa. Y es también el acto de que el amor y la sexualidad se ejerzan en la clandestinidad lo que intensifica la violación a la norma: "el placer está por encima de todo"; La humanidad ha hecho el artificio de plantear una sociedad muy artificial que se convence a si misma y a los demás de que hay bien y mal, que hay desnudez y vergüenza, y que hay actos tan prohibidos que se deben hacer en la noche y con las luces apagadas.  

sábado, 1 de septiembre de 2018

Por qué el mundo no cambia?

Por XervanteX

Al Estafeta se le ha encomendado izar la bandera, sin embargo el cordón se ha roto y hay que ir pasando uno nuevo por los ojales del tubo, el tipo quiere escalar el tubo pero se resbala a cada intento, y venimos como milagro a ayudarle, el César parece un simio subido y logra hacerse a la altura ideal pero en eso el tubo no soporta su peso y se va inclinando como en cámara lenta, acudimos a su rescate antes que la tragedia se suscite. Evidente era que en eso teníamos que haber pensado en desenterrar el tubo para que todo se haga como es debido enhebrar la cuerda e inclusive poner de una la bandera, nos reímos luego de como cambian las cosas antes les lanzábamos a los Estafetas guijarros en la protesta y ahora hasta les ayudamos con sus banderas. Pero nos resistimos a creer que el mundo cambie, en primer lugar porque al humano promedio no le conviene y en segundo lugar porque a nosotros nos da igual.