sábado, 16 de junio de 2018

ENTRE EL POTRERO Y LA CAMA

Por Alexis Mendoza

Le dicen la Tremebunda y es una chica bien, lo que le paso fue que se enamoró de un amigo mío y de allí la nena colapso, de ser una buen alumna se revelo contra los maestros y andaba con la prédica e para qué aprender tanta teoría si la vida es práctica... Por juntarse con mi amigo se ilustro en los terrenos escabrosos de una mentalidad liberal que le llevo incluso a perder la virginidad... mi amigo decía que esa mujer algún día sería una mártir... yo me reía cuando le oía discutir con el Señor Cura sobre criterios teológicos... la chica estaba perdida... se sumergió en el vicio de la confrontación y el mitín, y solo cuando a mi amigo le pedí clemencia para ella me reveló que no podía con ella renunciar, el daño estaba hecho y se había convertido en una misionera del descaro... me había dicho él mismo que el amor si no lo hacían en un potero lo hacían en la cama, cosa que me alerto a que la testarudez existe como síntoma de que nada dura para siempre. La expulsaron del colegio e intentaron ponerla al servicio de las religiosas, luego se escapo y fue apresada primero en la cárcel y luego en un manicomio, ese es el precio por juntarse con nosotros (o por leernos).     

miércoles, 13 de junio de 2018

ROMPO

Por Alexis Mendoza

El César se asoma por la ventana a llamarme pero un viento premonitorio le cierra la ventana en la cara... y de paso arranca el diploma del colegio de mi hermana de la pared y se hace añicos en el piso, el estruendo lo oímos atrás mientras avanzamos hacia el río... espiamos por los árboles no sea que haya alguna parejita haciendo sus cosas... el lugar esta desierto y apenas el puente colgante si se mueve... el César comenta que se ha levantado a la Tremebunda una chica de la Loma que es un poco gordita pero que promete... yo estoy fascinado con ver en el río los renacuajos ir de un lado a otro, la vida es la excusa perfecta para ir y venir sin ton ni son... Al rato llegan unos campesinos alarmados porque río arriba oyeron disparos... el César los tranquiliza y les comenta que suele haber cazadores persiguiendo algún gato salvaje... los campesinos se van y dicen con seriedad ¡cuídense muchachos! El césar se descuelga con agilidad del puente colgante antes de alertar que viene por el río algo flotando... puede que sea basura... le digo, pero cambio de idea cuando una masa humana se asoma flotando y tomamos posesión en el puente para tratar de ver bien de quién se trata, pero nos ha pasado el susto cuando descubrimos que solo es el espantapájaros de alguna finca que quizá por el viento se cayo al agua... con varas le rescatamos y ya en la orilla se nos ocurre llevarlo hasta el pueblo y usarlo para asustar a la gente, así que ya cuando oscurecía lo dejamos en pleno parque acostado como un borracho y nos escondemos a esperar, el tiempo pasa y nadie viene ni va, y nos vamos de allí cuando un grito se escucha y regresamos a prisa y es cuando una doña yace medio desmayada reconociendo las ropas de su esposo prendas que usa el espantapájaros y que quizá por lo que sucedió luego nunca vaya a usar de nuevo.  

martes, 12 de junio de 2018

LOCA Y CALLEJERA

Por Alexis Mendoza

Llego a la casa muy temprano pero la mamá dice que ya salió, creo es mentira, ella nunca madruga tanto pero ese día solo para amargarme el rato se fue al colegio más temprano, iba incomoda con el trabajo: la maqueta. Y solo al verme arrimar se creció con un suspiro y me negó la mirada. Luego apenas pude aparecer a su lado cuando la Profesora llegó para recibir el trabajo, casi estuve por pensar que negaría mi participación en el trabajo, la Profesora me dirigió una mirada como si fuese un bicho raro o ajeno a la clase. Ella volvió a darme la espalda en el recreo, me adelanté a pagar en la tienda lo que había pedido, no lo agradeció, tampoco la alcancé a la salida. Estuvo así por días, y entonces me cansé de su actitud y vacilé, luego busqué a otra chica y un días me sorprendió con el reclamo qué que hacía con esa loca y callejera, "pues se hace lo que se puede" dije insinuando con los dedos una seña sucia, ella se marcho inconforme pero atiné a alcanzarla y confrontarla, se me lanzo a los brazos y estaba llorando susurraba que me extrañaba y que le había hecho falta, le pedí perdón por algo que yo no había hecho y se alegro cuando le conté que lo de la otra chica no iba tan en serio, así gané su confianza y me dejo acompañarle de nuevo todas las manas al colegio. Así aprendí a convivir con las mujeres.  

sábado, 9 de junio de 2018

BRIGADA DE NEGRO

Por Alexis Mendoza

Se hablaba de un auto desde donde le disparaban a los vagos -y vos sos uno! - grita mamá pero yo orondo me voy, me encuentro con el Charlie y vamos a visitar a la Fécula, la hermana del Flaco que esta cumpliendo años "15 abriles" dice. Pero sabemos que son más abriles y lo que necesita es que le hagan la vuelta. Para usted que no sabe eso de la vuelta es que le hagan el coito sin interruptus ni nada, solo que aplaquen la gana y le quiten esa telita con que etiquetan a las mujeres ¿Quién?. Dios o el Diablo. El César dice que es el Diablo porque las mujeres molestan por todo, son inconformes y se la llevan creyendo no en Dios sino en las novelas. Por eso voy con Charlie para que me dé la alerta si viene la mamá o la hermana de la Fécula. Y usted preguntará qué por qué le dicen la Fécula a la nena y es porque se parece a la de la maicena Quaker... No nos quitamos ni un trapo y de repente el Charlie llama afanado... yo saco la cabeza por la ventana y pregunto ¿viene la mamá o la hermana? - Ná... vienen los del auto - dice mientras corre a guarecerse de la balacera. Nos quedamos vestidos y arrebatados mirando afuera como miles de lucecitas brillaban de lado a lado y de repente ¡pam! una explosión, y el Charlie sin importarle si escapan las balas corre a ver qué ha pasado. Se supo luego que a los del auto les emboscaron e imitando unos vagos se plantaron unos a esperarlos con bazuca y plomo duro y ¡zam! dieron cuenta de los del auto que quedaron muertos y salieron del auto como el queso se le sale al pan cuando se le calienta, todos vestían de negro y vamos corriendo es a ver si hay alguno conocido pero nada, y el Charlie dice ya corriendo que va a avisarle al César para que deje de vestirse de negro, no vayan a confundirle.   

miércoles, 6 de junio de 2018

BILLAR Y ROCK AND ROLL

Por Alexis Mendoza

- Perdón! decía el Neko siempre que topaba a alguien con el taco, pero era con la intención de causar la pelea porque iba perdiendo...
Yo por mi parte me mantenía al tope, ni perdiendo ni ganando, solo disfrutando de la música y robando alguno que otro trago esquivo.
De repente el Neko le rompe en la cabeza el palo a su contrincante y la trifulca se comienza, mi amigo César y yo huimos llevándonos las 8 bolas de billar y dos tacos que intentamos vender sin éxito en la casa de empeño y que luego de jugar un deporte entre béisbol combinado con golf fuimos con cara de perdón y olvido a dejarle las cosas al dueño del bar quien nos recibió con una pistola y cara de fulminante acusándonos de ladrones e incitadores de peleas ¡no los quiero ver más nunca! sentenció, esa amenaza no nos amedranto y entre rock and roll y canicas jugamos en un lote baldío y apostamos mientras el dueño del bar miraba como su clientela se reducía y al final tenía que ir a invitarnos personalmente para que su negocio levante.   

martes, 5 de junio de 2018

ESCUPO

Por Alexis Mendoza

"Mientras haya vida hay dolor"

Nota perentoria: Alexis decía que la vida te da un plazo para que te apropies de todo el conocimiento posible, una vez cumplido ese propósito y sin más plazo, la vida te deja. Charlie Brown

Allá van bajando, visten holgadamente pero tan pronto llegan a las casas les toca maquillarse y ponerse encima telas de la última moda y calidad... Es la servidumbre de la gente más rica... Alguna vez subió hasta acá un bólido de limusina que traía a los patrones de una de esas chicas que le acusaron falsamente de un robo, solo fue cuestión de tiempo para que al auto se le volarán las plumillas y los rines de lujo... Recuerda por ejemplo el día que esperábamos a la Johanna que llamaron a la Policía y nos arrestaron y todo, pero no contaron con que éramos inocentes... Luego llego el César con su cara indecente a decir que nadie es dueño de nadie y les calentó la oreja a las chicas que ya no se dejaron abusar en las tarifas ni en los abusos del patrón... El César es el que propuso eso de la resistencia y por eso fue preso por porte ilegal de armas y cuando el Juez le pregunto si llevaba o no un arma él insolente y todo dijo que si llevaba un arma ... - y mire - dijo escupiendo - estas son las balas - terminó diciendo, luego fue condenado a tres años.      

sábado, 2 de junio de 2018

SALSA Y SENSACIÓN

Por Alexis Mendoza

Nota preliminar: Hace algún tiempo un serio reclamo detuvo nuestro anhelo de publicar los textos de Alexis, quizá su temprana partida del mundo determinó un eterno dolor para su familia y amigos. Sin embargo él nos heredó hojas y hojas y es cuestionable que alguien nos acuse de estar comercializando estos contenidos y más sindicando de que tenemos un deseo insipiente de venganza contra alguien. La verdad sea dicha y solo deseamos que en memoria de nuestro amigo sus textos sean conocidos y que su recuerdo perdure. Velamar

Yo era la sensación bailando salsa.
El Paisa no.
Las chicas me sacudían las caderas corriendo el riesgo de quedar ingrávidas.
El Paisa nada de nada, se dedicaba a hablar y a reír.
A mi me regalaban sus ropas intimas unas moñas que se subían hasta donde les dieran las piernas.
El Paisa salía dizque con los teléfonos anotados y cuando íbamos a llamar contestaba dizque "Cementerio Central, a la orden"
Jua, jua, jua, jua!
Entonces juntos planeábamos la venganza:
Yo las distraía bailando y él mientras robaba sus bolsos y los vaciaba en el baño y los llenaba de papeles sucios y mal olientes... esa táctica dejo de funcional cuando esculcando uno de los bolsos la susodicha resulto que era de la Poli.
A veces el Paisa les invitaba a cerveza y cuando ellas bebían él se moría de la risa y luego me decía en secreto que eso no era cerveza sino orines.
Pero él nunca supo perder ardía de envidia cuando la más linda del salón se aflojaba el brasier y a vista de todo el mundo me lo obsequiaba además de una vista genial de un dorso con las tetas bamboleantes.
Solo sé que un día se canso de los bailes y se hizo rebelde y tuvo el poder de prohibir en las discotecas la salsa.